24 Consejos para salir de la Depresión

El siglo XXI pareciera que trae de moda la depresión, es algo tan común que hasta hemos aprendido a usar la palabra «depresión» como si fuera tristeza nada más. Me gustaría explicarte lo que la verdadera depresión es y darte algunos antídotos para ella. Existen 2 tipos de depresión principales, la que puede llevar a delirios, pensamientos suicidas y a disfuncionalidad total; o también está la famosa melancolía, que son estados prolongados de tristeza.

Síntomas de la Depresión

depresiónPor favor sean cuidadosos al leer los siguientes síntomas y no se crean que están enfermos de depresión si no cumplen al menos 5 o 6 de los criterios, según el manual de enfermedades mentales, la depresión mayor tiene los siguientes síntomas:

  • Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día, casi cada día según lo indica el propio sujeto (p. ej., se siente triste o vacío) o la observación realizada por otros (p. ej., llanto). En los niños y adolescentes el estado de ánimo puede ser irritable.
  • Disminución acusada del interés o de la capacidad para el placer en todas o casi todas las actividades, la mayor parte del día, casi cada día (según refiere el propio sujeto u observan los demás).
  • Pérdida importante de peso sin hacer régimen o aumento de peso (p. ej., un cambio de más del 5 % del peso corporal en 1 mes), o pérdida o aumento del apetito casi cada día. Nota: En niños hay que valorar el fracaso en lograr los aumentos de peso esperables.
  • Insomnio o hipersomnia (ganas de dormir demasiado) casi cada día.
  • Agitación o enlentecimiento psicomotores casi cada día (observable por los demás, no meras sensaciones de inquietud o de estar enlentecido).
  • Fatiga o pérdida de energía casi cada día.
  • Sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados (que pueden ser delirantes) casi cada día (no los simples autorreproches o culpabilidad por el hecho de estar enfermo).
  • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o indecisión, casi cada día (ya sea una atribución subjetiva o una observación ajena).
  • Pensamientos recurrentes de muerte (no sólo temor a la muerte), ideación suicida recurrente sin un plan específico o una tentativa de suicidio o un plan específico para suicidarse.
  • Disfuncionalidad del sujeto en la mayor parte de sus actividades cotidianas, sociales y laborales.

Ahora, la depresión mayor es quizá menos común que los estados prolongados de tristeza, sin embargo, la melancolía prolongada no es menos peligrosa que la depresión mayor sólo por no tener pensamientos suicidas, sino que es una inducción a dejar pasar la vida, así es que te presento los síntomas de la melancolía o depresión distímica:

  • Estado de ánimo crónicamente depresivo la mayor parte del día de la mayoría de los días, manifestado por el sujeto u observado por los demás, durante al menos 2 años.
  • Presencia, mientras está deprimido, de dos (o más) de los siguientes síntomas: 1. pérdida o aumento de apetito, 2. insomnio o hipersomnia, 3. falta de energía o fatiga, 4. baja autoestima, 5. dificultades para concentrarse o para tomar decisiones, 6. sentimientos de desesperanza.
  • Durante el período de 2 años (1 año en niños y adolescentes) de la alteración, el sujeto no ha estado sin síntomas de los criterios anteriores.
  •  Nunca ha habido un episodio maníaco.
  • Los síntomas causan un malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
  • Los síntomas no son debidos a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o de una enfermedad física.

Causas de la Depresión10153869_10153936831150363_49395317_n

Ahora me gustaría citarte algunas de las causas de la depresión, ya que aunque muchas personas puedan padecerla, no todos la padecen por la misma causa, sino que la depresión puede provenir de diferentes raíces:

 

  • Crisis existencial o vacío espiritual: puedes tener todo en la vida, puedes tener pareja, dinero, familia y todas las bendiciones que se te ocurran y aún así sentir un vacío dentro de ti. Ese vacío es precisamente por la necesidad que tenemos todo ser humano de tener una relación personal con Dios.
  • Falta de afecto o carencia de cariño: esto puede ser porque la familia es disfuncional y se encuentra dividida, por abandono, por ausencia de los miembros familiares o simplemente porque la mayor parte de los miembros de la familia no dan muestras de afecto personal. El afecto primario que se encuentra dentro de la familia se clasifica como amor filos: cariño, ternura o calor emocional. Este tipo de carencia también puede causar una sensación de vacío o “sentimiento de ausencia”, no solamente la carencia espiritual, así es que uno debe identificar de dónde proviene el vacío.
  • Soledad: no es lo mismo sentirse solo, a estar solo. Uno puede estar solo sin sentirse solo y uno puede estar rodeado de gente pero sentirse solo. La soledad es un sentimiento que llega por falta de intimidad emocional, estrechamente ligada al criterio anterior. La intimidad emocional trata sobre tener alguien que te escuche, te comprenda, te proporcione afecto y alguien con quien compartir cosas intimas. No precisamente tiene que ser una pareja, puede ser un familiar o un amigo.
  • Problemas no resueltos del pasado: la mayoría de estos problemas giran en torno al rencor y la falta de perdón. Cuando uno no perdona, puede caer en dar vueltas dentro del mismo circulo de memorias y entrar en un abismo de emociones toxicas, esto desemboca una baja en el estado de animo.
  • Experiencias traumáticas o perdidas: en casos, puede haber gente que hayan vivido la muerte de un pariente, una violación, una guerra o un secuestro, o una separación de una relación significativa, lo cual puede generar un dolor profundo y de no sobrellevarse de la manera apropiada, causar melancolía prolongada. Cada experiencia por más traumática que sea, debe tratarse hasta que se pueda cerrar el ciclo y sanar el dolor.
  • Desgaste emocional por una situación difícil: muchas veces, hay casos en los que algún familiar se encuentra enfermo, quizá preso en la cárcel, alguna situación prolongada de problemas en el matrimonio, problemas con hijos, abusos, situaciones de secuestro o cualquier situación que genere un desgaste emocional también puede traer una depresión al sujeto que la vive.
  • Mala alimentación: se ha probado que el cerebro requiere ciertos nutrientes como las proteínas para funcionar correctamente. La depresión está ligada a la falta de comunicación entre conexiones neuronales y la baja de ciertos químicos llamados neurotransmisores (serotonina: 3-(2-aminoethyl)-1H-indol-5-ol, 5-Hydroxytryptamine) y esto puede estar directamente relacionado con una mala alimentación.
  • Abuso de sustancias toxicas o drogas: pueden ser drogas legales que vendan en una farmacia, drogas ilegales como la mariguana, o puede ser por alcohol. El exceso de sustancias altera el balance químico del cerebro, causando resacas y alteraciones emocionales, llevando a estados de depresión crónica y dependencia de sustancias.
  • Enfermedad crónica o terminal: existen miles de enfermedades como el lupus, cáncer, diabetes, esclerosis múltiple, etc. las cuales son enfermedades crónicas o enfermedades que causan la muerte, el simple hecho de saber que uno tiene una enfermedad terminal es noticia que deprimiría a cualquiera. La realidad es que al igual que otros puntos anteriores, cuando una enfermedad de este tipo aparece, se tiene que tratar de manera adecuada.
  • Egoísmo u orgullo: este es uno de los puntos más delicados porque no es mi trabajo juzgar a la gente, pero cuando el mundo gira entorno a uno mismo, cuando uno no piensa en los demás y cuando uno sólo ve por los intereses propios, uno también cae en depresión. Además, el orgullo puede ser una barrera para destruir relaciones significativas, o el creer que uno no necesita de nadie, lo cual también puede llevar a la depresión.
  • Exceso de estrés o ansiedad: ambos se encuentran relacionados, pero el estrés que viene de las preocupaciones, las inquietudes y las incertidumbres puede generar una tensión muscular que a su vez altera el sistema nervioso y deprime el cuerpo. La mayoría de las personas sufren de estrés por problemas económicos.
  • Depresión post-parto: esto se ha vuelto una moda y aunque realmente no existe evidencia concreta al respecto, se han reportado múltiples casos de mamas que se deprimen después de tener a sus bebes. En mi opinión, puede deberse a una descompensación biológica o a una fuerte impresión de lo sucedido a tal grado que la madre no puede asimilar la realidad y debido a la incapacidad de adaptarse, se deprime.
  • Masoquismo o sado-masoquismo: sinceramente pienso que esto sólo se da en casos extremadamente raros, pero hay personas que disfrutan del placer del dolor y que les gusta la tristeza a tal grado que se arraigan en ella voluntariamente aún teniendo opciones para salir. Hay personas que les es placentero sufrir y que les gusta que otros las hagan sufrir, ese tipo de persona es la que se pasa la vida en depresiones y usualmente se manifiestan en una personalidad sádica, victimaria o co-dependiente.

Dicho lo anterior, te daré antídotos para que puedas ayudarte a tratar un problema de depresión. No todos los consejos son para todos, sino que algunos aplican mejor para unos y otros aplican menos, eso depende de cuál crees que sea la raíz de la depresión.

24 Consejos

consejos para salir de la depresión

  1. Cambiar tu medio ambiente, una casa o cuarto limpia, ordenada, donde entren rayos de luz, propicia una mejor estancia. Pintar, re-modelar o crear espacios recreativos en tu casa es una buen estímulo para los sentidos.
  2. Deshazte de todas las cosas que no necesitas o que no usas de tu casa, no guardes cosas viejas que realmente sólo llenan un espacio. Regala a la gente pobre lo que no vayas a usar o necesitar.
  3. Perdona y olvida lo malo que otros te han hecho, si te cuesta trabajo, te recomiendo la «teoterapia» o «terapia del perdón».
  4. Haz ejercicio, el deporte o la actividad física eleva los niveles de endorfinas de tu cerebro y genera felicidad.
  5. Comparte tiempo de calidad con tus amigos y familia, si no tienes, necesitas empezar a trabajar en formar relaciones de calidad.
  6. Lee libros, el leer te lleva a otros mundos y experiencias. No hay mejor forma de curarse rápidamente de los efectos de la depresión.
  7. Busca tener una relación personal con Dios, lee una Biblia y pasa tiempo de oración. La oración sirve para comunicarse con Dios y la Biblia nos sirve para que Dios se comunique con nosotros.
  8. Ayuda a otros, el prestar atención a los problemas de otros también nos hace olvidarnos de nosotros mismos. El servir a los demás traer bienestar emocional. Bien se dice: «Me quejaba de no tener zapatos, hasta que vi uno hombre que no tenía pies». Puedes unirte a cualquier grupo de trabajo comunitario, social o a un grupo de tu iglesia local.
  9. Viajar, aunque no todos tenemos la posibilidad de viajar lejos, el salir de la rutina, ir a visitar las afueras de la ciudad se puede considerar un viaje. El viajar abre el panorama, despeja la mente y nos hace aprender cosas nuevas.
  10. Tomar terapia, aunque mucha gente considera esto como un tabú, la terapia no es para locos, sino es para gente que realmente busca arreglar su vida. La terapia nos sirve para vernos en un espejo y tomar decisiones más acertadas. Recomiendo cualquier tipo de terapia: de pareja, individual, en grupo, familiar, etc. Los enfoques que más recomiendo son: cognitivo-conductual y sistémico familiar.
  11. El romance también es una manera increíble de salir de la depresión, el romance proporciona belleza, emoción y profundidad a la vida. Enamórate.
  12. Una dieta rica en frutas y verduras, las frutas proporcionan todos los nutrientes que el cerebro necesita a demás proporciona glucosa natural que hace que el cerebro trabaje mejor.
  13. Hacer ejercicios de meditación o salir a caminar, al decir meditación no me refiero a ir a un templo budista ni nada religioso, sino me refiero a hacer ejercicios como el yoga que despeja la mente por medio de respiración. El oxigeno hace que el cerebro funcione mejor por lo tanto también el pensamiento.
  14. Toma tiempo para pensar y reflexionar. Piensa libre y abiertamente, explora distintas perspectivas, llega a conclusiones profundas. Muchas veces la depresión viene por malas decisiones y por medio de la oración y la reflexión podemos llegar a buenas conclusiones.
  15. Busca actividades recreativas, artísticas o culturales. El involucrarte en algún arte, alguna disciplina te ayudará a desarrollar talento, a ser parte de una comunidad y a disfrutar de hacer algo que te gusta.
  16. Encuentra pasatiempos entretenidos, tales como juegos mentales, juegos de lógica, juegos de mesa o cualquier pasatiempo que distraiga tu mente y que te represente un reto para el pensamiento.
  17. Toma agua y té, los tés recomiendo que sean naturales, tienen esencias que relajan el sistema nervioso.
  18. Un buen café y una buena platica. Quizá no todos sean aficionados al café, pero el platicar con otras personas nos ayuda a intercambiar ideas, a olvidarnos de nosotros mismos y a convivir un buen tiempo. Si no sabes platicar, aprende.
  19. Música, escucha música que no sea depresiva, música relajante o música que te inspire. A demás puedes aprender a tocar algún instrumento. Es un pasatiempo increíble.
  20. Mirar películas inspiracionales, hay muchas películas de alta calidad inspiracional que pueden traerte grandes lecciones de aprendizaje a tu vida. Por ejemplo, “Amigos”, “Mi nombre es Sam”, “A prueba de Fuego”, “En busca de la Felicidad”, “Sueños de Libertad”, “12 años de Esclavo”, “entre muchas otras que ustedes mismos podrían recomendar.
  21. Si necesitas medicación, te recomiendo usar homeopatía, flores de bach o cualquier otro tratamiento naturista.
  22. Usa suplementos alimenticios como proteínas o productos para la salud, son increíbles.
  23. Si careces de motivaciones, encuentra nuevas motivaciones para tu vida. Se puede empezar por un sueño, un deseo o una meta.
  24. Abraza a las personas que quieres y deja que te abracen.

Espero hayas disfrutado este artículo, también te recomiendo:

Referencias:

  • Diestre, Antolín (2001) El estrés, su diagnóstico, causas y tratamiento; Cómo superar la depresión, Zaragoza, España, Editorial CLIE, paginas 576.
  • Leukel, Francis (1986) Introducción a la Psicología Fisiológica, Barcelona, Editorial Herder
  • Dean, Carolyn, M.D., Dmitriev, Valentine, Ph.D., & Raskin, Donna (2010) 365 Ways to Boost your Brain Power, Fall River Press, N.Y., paginas 200.
  • López-Ibor, Juan J., Valdés, Miyar Manuel (2002) DSM-IV-TR Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, American Psychiatric Association, Harcourt Brace De España, 1049 páginas.

24 Consejos para salir de la Depresión *Todos los derechos reservados* Toma tus Notas 2014

About
Me preguntaron de mi vida...y les hablé de ti.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search