¿Es el bien y mal absoluto o relativo?

Todos hemos escuchado que el bien y el mal son relativos al punto de vista de donde se parte, que cada quien tiene una opinión y que esa opinión es para ellos tan válida como la de cualquier otra persona, sea un fuerte religioso o alguien que no le interese mucho la cuestión de la moral. Vivimos en el siglo de “las religiones a la carta” cada quien escoge lo que le conviene creer y con eso se forma su mentalidad. ¿Es el bien y el mal un concepto absoluto o relativo?

La Moral

Uno de los cánceres que tiene la sociedad actual, es que hemos sido influenciados por pensadores de los pasados siglos que tenían ideas sobre el bien y el mal que no se fundamentan en el absoluto, esto se conoce como “relativismo”, el ejemplo más notorio de pensadores que cabe mencionar es Nietzsche, en sus libros sobre Genealogía de la Moral y el AntiCristo, crítica fuertemente a la religión, especialmente a los cristianos y hace mucho énfasis en que Dios es sólo una ilusión que el hombre se ha inventando para poder sobrevivir, entre muchas otras cosas.

Para quienes hemos estudiado psicología, a través del conductismo o psicología experimental, hemos encontrado claras diferencias entre los rasgos internos de un animal con los de un ser humano. Es cierto que compartimos ciertos comportamientos o reacciones en común, en especial con los mamíferos, sin embargo, un rasgo fundamental y notorio que tiene el ser humano es la moral. ¿Cómo podemos definir la moral si no es algo tangible? Sólo se puede definir por medio del orden del comportamiento y el comportamiento que mejor puede reflejar la moral es el que se encuentra basado en el altruismo o la compasión, inclusive sabemos que hay algunos animales que sienten compasión por su propia especie, eso nos da un claro indicio de que existe un mecanismo interno que puede apuntar en una dirección determinada. Por otro lado sabemos también que hay ciertos comportamientos que pueden ser destructivos para otros seres humanos, para el medio ambiente o para los animales, eso nos da el indicio de la dirección opuesta, la falta de moral.

En general el animal no puede reconocer entre un comportamiento destructivo o uno que no lo sea porque su naturaleza le dicta a base de genética cómo es que se debe comportar, por lo tanto los animales, sólo responden a base biológica y a base de estímulos y respuestas. Sin embargo, a través de muchos estudios se sabe que el hombre tiene capacidades psicológicas que se desarrollan en el cerebro y están ligadas a procesos psicológicos superiores, por ejemplo: la lógica, consciencia, creatividad, imaginación, razonamiento abstracto, razonamiento concreto, etc. Estos procesos no están compartidos con animales, por lo tanto sabemos que existe clara diferencia entre el hombre y el animal para no decir que somos animales y que nos comportamos de cierta manera porque sólo respondemos a estímulos.

La Moral y la Consciencia

Haremos énfasis en un proceso psicológico muy importante: la consciencia. Esta es la capacidad de discernir o reconocerse a uno mismo, a otros y a la naturaleza. Un bebe por ejemplo, aún no tiene consciencia porque si lo pones frente a un espejo, no sabe reconocerse a sí mismo, lo mismo ocurre con la mayoría de los mamíferos, no saben reconocerse a sí mismos en un espejo. Otro aspecto importante es que la consciencia se encuentra estrechamente ligada a la moral y es la única brújula que el hombre tiene para distinguir entre el bien y el mal. La consciencia puede ser dañada o puede perder sensibilidad por la falta de moral, es decir, conforme uno comete ciertos comportamientos que son moralmente malos, la consciencia va perdiendo sensibilidad hasta que uno puede terminar por no recordar siquiera que eso es algo malo o no sentir culpa, vergüenza o remordimiento alguno por ello. Un ejemplo claro son los asesinos en serie, ellos no sienten culpa ni remordimientos por lo que han hecho porque han perdido toda sensibilidad. Lo mismo ocurre en conductas “socialmente aceptadas” como el exceso de alcohol o el sexo fuera del matrimonio, la gente está tan acostumbrada a ese tipo de conducta que lo aprueban como algo bueno, cuando en realidad moralmente no lo es.

Entonces, la moral no se puede definir meramente por la consciencia del sentimiento de culpa porque esta puede ser muchas veces afectada por situaciones sociales o por excesos propios. Una mejor definición de la moral, es el mecanismo de rasgos que guarda todos los valores y principios sobre los cuales se fundamenta la conducta humana.

La Moral como Principio

¿Es el bien y mal absoluto o relativo?

Un principio es una ley establecida por un orden superior que no puede ser cambiada. La gente piensa que porque no sienten culpa al respecto de algo para ellos es algo “bien o bueno”. ¿Creen que suceda lo mismo con la gravedad? Uno puede decir “la gravedad no existe”, pero no por eso, la gravedad deja de existir, la gravedad es una fuerza universal ligada a una medida específica que no puede ser alterada. Lo mismo ocurre con los principios morales, los principios son universales y siempre se encuentran en funcionamiento, aunque la gente los ignore o aunque sí decida aplicarlos.

Muchas personas están acostumbradas a decir, “bueno, para ti eso puede ser malo, pero para mí está bien.” Imaginen la siguiente situación: tenemos un restaurante sirviendo comida, uno llega a pedir un sandwich y el cocinero dice “amigo, no te recomiendo comer sandwiches porque parece que la carne está podrida y hay varias personas que ya se han enfermado”, ¿cuál puede ser tu respuesta? “amigo, la carne puede estar podrida para otras personas, pero para mi no, yo puedo comerla y no me hará daño”. Sería algo ridículo, lo mismo ocurre con los principios, no podemos sacarlos de contexto porque no sólo se trata sobre el bien y el mal, sino sobre una esfera de consecuencias que giran en torno a la violación de un principio.

Nosotros podemos evadir la responsabilidad moral de algo que hicimos mal, sin embargo, eso no cambia que los principios siguen estando ahí. Cada quien como persona tiene la responsabilidad propia de saber cuales son esos principios y de seguirlos apegadamente. Todos los principios se pueden encontrar en la Biblia de manera clara e inalterable para poderlos aplicar. Quizá la Biblia es un libro que no le agrada a muchas personas, sin embargo, el leerla ha cambiado la vida a incontables personas que encuentran en ella una verdad refrescante para sus almas.

¿Tienes dudas sobre la Biblia o quieres saber más del tema del relativismo moral?

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search