A mi destino…le acomodas tú.

 

Sólo porque yo esté de este lado, no significa que no esté de tu lado. Escribo porque la verdad no sé pintar, pero te escribo porque así podría llenar tu mundo de color.

Hubo una vez en que me descubrí detrás de tus pasos, y tomé la decisión de seguir, también he llegado a saber que hablar de tu nombre, es hablar de mi vida. Pero ciertamente, cuando tú y yo nos miramos, ambos sabemos que no hay silencio.

Quizá lo nuestro sea encontrarnos y luego perdernos, para volvernos a buscar, porque siempre es bonito empezar todo de nuevo. Y pues siempre están los que son como nosotros, que hacen de volver un poema.

Si tienes dudas, pregúntale a tu niño interior, los niños no mienten. A estas alturas, quizá deberíamos saltar, porque no tiene forma lo que callamos. Si querer es poder, simplemente intenta poderme…

Podría ser que nunca te hable, y aún así creo que me escucharías. Sé que me he alejado de ti, pero es sólo para verte desde otro angulo. Podré ser la oveja que te piensa de la familia, pero al final, he descubierto, que a mi destino…le acomodas tú.

 

Poesía Corta para Dedicar

 

Related Projects

Start typing and press Enter to search