Preguntas Difíciles sobre El Misterio de la Tumba Vacía de Jesús

¿Estaba el cuerpo de Jesús en verdad ausente de su tumba?¿Cómo sabemos si nosotros no estuvimos ahí para verlo? Este artículo pretende llevarte a través de las preguntas más difíciles que pudieran presentarse ante la respuesta frente a la tumba vacía de Jesús después de la crucifixión, después de todo, se afirma que Jesús resucitó de entre los muertos.

Una Historia que es un Misterio

Helen Vorhees Brach, la heredera del imperio de confituras, llegó al aeropuerto más activo del mundo una tarde fresca de otoño, se unió a la multitud, y desapareció de inmediato sin dejar rastro. Durante más de veinte años, el misterio de lo que sucedió a esta filántropa pelirroja que amaba a los animales ha desconcertado a la policía y al periodismo. Si bien los investigadores están convencidos de que fue asesinada, no han podido determinar las circunstancias específicas porque nunca se encontró el cuerpo. La policía dio lugar a muchas especulaciones, filtraron posibilidades tentadoras e incluso lograron que un juez declarara que un estafador era responsable de su desaparición. Sin embargo, con el cuerpo ausente, el caso nunca fue resuelto por completo.

El caso de Brach es un ejemplo de cómo la gente que quiere saber lo que realidad pasó, quedará insatisfecha hasta encontrar la evidencia y determinar lo sucedido. En ocasiones desaparecen cuerpos tanto en la ficción sensacionalista como en la vida real, pero rara vez uno se encuentra con una tumba vacía. A diferencia de Brach, es que a Jesús no es que nadie lo vio, sí lo vieron, vivo; lo vieron, muerto; y lo vieron vivo de nuevo.

El Misterio de la Tumba Vacía de Jesús

¿Fue Jesús enterrado en la tumba o en realidad cabe la posibilidad de que la tumba haya estado vacía desde un principio?

  • José de Arimatea, el hombre que proporciona el lugar del sepulcro, es mencionado por múltiples testigos, también es mencionado de manera específica en los 4 evangelios que son el relato más confiable que tenemos sobre estos hechos y a demás el resumen del credo de Pablo con respecto al testimonio de Jesús lo respalda: «Porque ante todo, les transmití a ustedes lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras.»

Los evangelios dicen que el cuerpo de Jesús fue entregado a José de Arimatea, un miembro del mismo consejo, del Sanedrín, mismo que había votado para condenar a Jesús.

¿Acaso no es poco probable que José de Arimatea haya dado un sepulcro digno a Jesús, después de haber votado para matarlo?

  • Lucas nos da un detalle muy específico sobre esta pregunta: aunque José de Arimatea era parte del consejo del Sanedrín, él no se encontraba presente cuando votaron para matar a Jesús.

¿Es José de Arimatea un personaje histórico?

  • Dado el enojo y la amargura de los primeros cristianos contra los líderes judíos que habían instigado la crucifixión de Jesús, es muy improbable que hayan inventado un personaje judío que hizo lo correcto dándole a Jesús una sepultura digna. A demás, si esta fuera una fabula, uno esperaría encontrar distintos modelos que compitan por la explicación de la sepultura, sin embargo, no los hay.

El credo no dice nada específico sobre una tumba vacía, ¿Existe la posibilidad de que la resurrección fue sólo de naturaleza espiritual y que el cuerpo de Jesús se encontraba aún en la tumba?

  • Los judíos tenían un concepto físico de la resurrección, para ellos, el objeto primario de la resurrección eran los huesos del fallecido, ni siquiera la carne, la cual se pensaba era perecedera. Después de que se pudría la carne, los judíos juntaban los huesos de sus muertos y los ponían en cajas para preservarlos hasta la resurrección del fin del mundo. Bajo ese espectro de luz, hubiera sido una contradicción para un judío en esa época decir que alguien había resucitado de entre los muertos pero que su cuerpo todavía estaba en la tumba. Por ello el credo tiene una afirmación implícita: quedó atrás una tumba vacía.

¿Cuán segura era la tumba, cuántas personas la cuidaban?

  • Aunque la tumba estaba resguardada por una piedra en forma de disco, se necesitaba de varios hombres para rodar la piedra y re abrir la tumba. Había muchos reclamos y contra reclamos en cuanto a lo que había sucedido con el cuerpo desaparecido, sin embargo, un hecho histórico es que hubo guardias a la entrada de la tumba.

¿Por qué las autoridades Judías habrían puesto guardias frente a la tumba?

  • Porque conocían aún mejor que nadie las profecías sobre la resurrección y querían evitar el hecho o que los discípulos “fingieran” una resurrección, robando el cuerpo.

La tumba fue descubierta por mujeres que eran amigas y seguidoras de Jesús, quizá ellas no eran “observadoras objetivas” ¿Se puede confiar en los testigos?

  • Es cierto que eran amigas de Jesús, sin embargo el papel de la mujer judía en el siglo I era muy diferente al de hoy en día, en ese tiempo la mujer se encontraba en los peldaños más bajos de la escalera social, el testimonio de la mujer se consideraba tan inservible que ni siquiera se le tomaba en consideración para ser testigo en un juicio judío. El hecho de que los testimonios de los evangelios, relataran que fueron mujeres las que descubrieron la tumba, refuerza el hecho de que realmente se escribieron los hechos tal y como sucedieron aunque fueran “vergonzosos” o “no aceptados” socialmente.

Si la piedra tenía que moverse con mucha fuerza de varios hombres y probablemente no podrían abrirla, ¿Por qué las mujeres visitaron la tumba para ungir un cuerpo, de cuya tumba estaba cerrada?

  • Para la gente que está sufriendo, que perdió a alguien que seguían y amaban con locura, querer ir a su tumba con la pobre esperanza de ungir su cuerpo es totalmente natural aún inclusive si no hubieran podido abrir la tumba. Hay que tener en cuenta que estas mujeres sentían profundo amor y devoción hacia Jesús.

Muchos afirman que antiguos predicadores jamás mencionaron la tumba vacía, ¿por qué estos cristianos no citan la tumba vacía?

  • Por el contrario, la tumba sí es mencionada en el discurso de Pedro en Hechos 2: 27 «tú no me dejarás morir, ni me abandonarás en el sepulcro», a demás es mencionada por Pablo en Hechos 13:29-31 «..bajaron de la cruz el cuerpo de Jesús y lo pusieron en una tumba». La única diferencia varía en el uso de palabras y la forma del discurso sin embargo al final se hace referencia a la tumba vacía.

Evidencia a Favor de la Tumba Vacía

  1. La tradición antigua que transmite Pablo en 1 Corintios 15, la cual es una fuente muy segura y confiable de información histórica acerca de Jesús.
  2. La ubicación de la tumba de Jesús fue conocida tanto por cristianos como por judíos. Por la misma razón, si no hubiera estado vacía, habría sido imposible que un movimiento fundado en la creencia de la resurrección pudiera haber surgido en la misma ciudad donde este hombre había sido ejecutado y sepultado públicamente.
  3. En el lenguaje y gramática de Marcos sobre la tumba vacía, la pasión sobre la narración y su antigüedad que data de antes del siglo 37 d.C. respalda el hecho de que los testimonios son fidedignos, puesto que no transcurrió suficiente tiempo como para que una “corrupción de leyenda” hubieran alterado los hechos.
  4. En los relatos ficticios apócrifos del siglo II, Jesús sale en gran gloria y poder, todo el mundo lo ve, incluyendo autoridades judías y romanas. Estas historias aparecieron hasta unos siglos después de los hechos. En contraste, el relato de Marcos de la historia sobre la tumba vacía es simple, rígido y no tiene ningún tipo de adorno teológico ni contextual.
  5. El testimonio unánime de que la tumba vacía fue descubierta por las mujeres argumenta a favor de la autenticidad de la historia ya que hubiera sido embarazoso para los discípulos tener que admitirlo y de seguro se habría encubierto si hubiera sido una leyenda.
  6. La polémica antigua de los judíos nunca fue dudar sobre el hecho de que no había una tumba vacía, sino la pregunta siempre fue: ¿qué sucedió con el cuerpo? Inclusive después de pagar a guardias para que dijeran que se habían quedado dormidos y los discípulos habían robado el cuerpo, ellos sabían que era así: la tumba estaba vacía.

«En un sentido profundo, el cristianismo sin la resurrección no es simplemente el cristianismo sin el último capitulo. Ni siquiera es el cristianismo.»

—Gerald O’Collins

¿Disfrutaste este artículo? También te recomiendo leer:

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search